Publicaciones impresas y multimedia: dos opciones con ventajas distintas

Una vez dotada de foco, propósito, relato y posicionamiento a una marca, llega el momento de activarla en todos los puntos de contacto para crear una experiencia de marca coherentes. Una de las disciplinas que intervienen es la comunicación, y en este post nos centraremos en las publicaciones impresas o multimedia. En el contexto actual ambas opciones conviven y son válidas, pero hay que tener claro cuándo usar una u otra, ya que persiguen objetivos distintos y aportan beneficios diferentes.

A qué público nos dirigimos, cuál es el objetivo de la comunicación o el contenido de la misma son elementos a tener en cuenta a la hora de decidirse. Pero sobre todo, es importante conocer las características y ventajas de cada uno.

New Call-to-action

 

Ventajas de las publicaciones impresas

El universo de las publicaciones impresas es muy amplio, y evidentemente nada tiene que ver un folleto con ofertas con un libro que presenta toda la historia de una compañía. Pero ambas tienen que responder a los objetivos de marca y tener sentido dentro de la estrategia global. Por poner un ejemplo, para mejorar la experiencia de marca de una compañía de plumas es recomendable enviar una felicitación navideña personalizada y con un mensaje caligrafiado, pero para resaltar las características de una nueva televisión probablemente un folleto impreso no sea lo más indicado.

En este tipo de piezas intervienen todos los sentidos. El tacto y el olfato estimulan además terreno sensorial más primario y tradicional. Texturas, soportes, acabados cromáticos, fragancias…hoy en día es posible lograr acabados increíbles que ayuden a realzarla experiencia de marca.

A ello se suma que al tratarse de un elemento material, puede acabar formando parte de la vida cotidiana o convirtiéndose en un objeto decorativo o de colección, reforzando el vínculo con la marca.

Ventajas de las publicaciones multimedia

Vídeos, animaciones, fotografías, correos, libros electrónicos, blogs… Las plataformas y avances digitales permiten crear un auténtico universo de contenidos de marca. Hoy día casi no hay límites para dar vida al ecosistema de marca y captar la atención de los consumidores en cualquier entorno.

Así como en las publicaciones impresas intervienen el tacto u olfato, en las multimedia lo hacen mayoritariamente a la vista y el oído, pero sobre todo su ventaja reside en la capacidad de interacción con el destinatario, que puede participar de forma activa y dar feed continuamente.

Otras ventaja de estas es que se pueden compartir, viralizando la experiencia, al que puede acceder en cualquier momento y desde cualquier y dispositivo. Enviar las novedades del blog corporativo, invitar a una charlas y facilitar la inscripción y el recuento de asistentes a la misma o llevar a cabo webminars con contenidos de valor son algunos ejemplos de las posibilidades de las publicaciones multimedia que podemos explotar como marca.

Se trata por tanto de contenidos diferentes para distintos momentos y objetivos, pero que no son excluyentes, sino más bien complementarios. Cada marca debe analizar en qué momento y para qué tipo de acción utilizar cada una para generar un mayor impacto de marca y transmitir sus valores y atributos diferenciales. Lo importante es hacer buen uso de todos los recursos digitales o impresos al alcance y entender qué pide el destinatario y qué necesita la marca.

New Call-to-action

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Escribe un comentario