Cada día hay más marcas que desarrollan packagings curiosos, creativos y originales para presentar sus productos, aunque éstos sean muchas veces tradicionales. ¿Quieres saber por qué y cuándo es necesario un packaging creativo? ¿Cómo crear un packaging que llame la atención entre la multitud? Entonces sigue leyendo porque en el artículo de hoy reflexionaremos sobre estas interesantes cuestiones.

 

DESCARGA EL EBOOK: BRANDING DIGITAL, MAS BRANDING QUE NUNCA

 

¿Qué entendemos por packaging creativo?

Como sabes, el anglicismo packaging se traduce al castellano como ese embalaje o envase que rodea a un producto y que tiene como función protegerlo y preservarlo en el largo camino desde el punto de fabricación hasta el hogar del consumidor.

Pero el packaging creativo es “mucho más” que un simple envoltorio más o menos atractivo. Un buen packaging creativo debe ser capaz de:

  1. Cumplir su función de contener el producto de forma eficaz
  2. Transmitir claramente los beneficios del producto
  3. Contribuir al posicionamiento de la marca.
  4. Diferenciarse del resto de productos similares de la competencia.
  5. Sorprender gratamente al consumidor.

4 consejos para conseguir un packaging creativo

No te vamos a engañar: conseguir un packaging creativo en un mundo saturado de envases cada vez mejor diseñados no es nada sencillo. Tampoco es sencillo sorprender gratamente a un consumidor que recibe cientos de mensajes al día o intentar competir con las altas inversiones que las grandes compañías multinacionales dedican a su packaging.

No obstante, sí existen ciertos consejos básicos que puedes seguir para intentar conseguir un packaging creativo ajustado a tu presupuesto, necesidades y público objetivo. El primero de estos consejos es que confíes en una agencia profesional y con experiencia en packaging, y si puede ser, en la misma categoría de producto que la tuya.

Otros tres consejos útiles para crear un packaging creativo y que sea efectivo y rentable serían:

1. Apuesta por la originalidad… pero evalúa su medida en función del contexto, tipo de producto y público al que se dirige.

Hace unos años se puso de moda un packaging creativo de ropa interior masculina que no tuvo buena aceptación en el público, quizá lo recuerdas: slips y bóxers que se comercializaban en latas similares a las de la famosa sopa Campbell. ¿Qué es lo que fallaba en esta original forma de embalaje? Varias cosas, pero la más importante era, quizá, que el artículo estaba completamente oculto tras varias capas de aluminio. Quizá este packaging creativo hubiera tenido más éxito si la lata de falsa sopa hubiera contenido otro tipo de producto como, por ejemplo, bombones o piezas de puzle, pero cuando el consumidor quiere comprar una prenda íntima de uso diario quiere – necesita- tocar el género, ver la hechura, valorar la calidad… Este es un ejemplo de packaging en cierto modo creativo, pero probablemente poco acertado para este producto en concreto.

2. Asegura que esté en línea con tu marca

Uno de los aspectos importantes de cualquier packaging es que este sea coherente con el posicionamiento de la marca. El hecho de que el packaging sea creativo no debe significar que vaya nunca en contra de la estrategia ni de la arquitectura de marca definidas. Al contrario, debe emplear la creatividad para hacer más patente y de una forma original la estrategia de marca.

3. No olvides a tu público objetivo

Nuestro cuarto consejo para crear un packaging creativo es básico, pero algunos diseñadores parecen haberlo olvidado: el público objetivo al que va destinado tanto el producto como su envoltorio. ¿Qué buscan tus clientes? ¿Originalidad? ¿Tradición? ¿Innovación?

Da respuesta a las necesidades, expectativas y deseos de tus clientes y ello te servirá como la inspiración a la hora de crear ese packaging creativo que hará destacar a tu producto entre su competencia.

Terminamos nuestro artículo sobre packaging creativo con unas reflexiones finales:

El packaging el punto de encuentro entre la marca y el producto y es una parte muy importante en la experiencia que tenemos con la marca. Si lo pensamos, es la única forma de marketing que ven el 100% de los clientes. Si a eso añadimos que más del 80% de decisiones de compra se toman en el punto de venta, nos daremos cuenta de que es imprescindible trabajar el packaging la profesionalidad que merece un aspecto tan importante. No olvidemos tampoco que a veces el pack es efímero pero otras permanece y tiene la capacidad de interactuar durante tiempo con el cliente, con lo que la experiencia con él y con la marca se puede extender bastante en el tiempo.

New Call-to-action