¿Se puede crear un nombre con un brand name generator?

El nombre es el primer punto de contacto de una marca con los públicos, y el que tiene mayor vigencia temporal de todo el conjunto de elementos que la caracterizan. Acertar con el nombre puede ahorrar mucho dinero y tiempo en la construcción de la percepción deseada para la marca y, por el contrario, los errores en naming pueden suponer un coste muy importante.

Ya hemos dicho en este blog muchas veces que el naming (el proceso de creación de nombres para marcas, productos y servicios) es algo muy serio y que requiere método, talento y especialización. Aún así, hay empresas que siguen recurriendo a lluvias de ideas, encuestas o métodos aleatorios por ejemplo un brand name generator (generador informático de nombres).

Si bien un brand name generator puede ayudar en la generación, no se puede esperar que resuelva ni mucho menos el naming en su totalidad.

Para crear un nombre de marca con éxito hace falta combinar cuatro capacidades:

  1. Estratégica
  2. Creatividad
  3. Lingüística
  4. Legal

Solo en la etapa de creación o exploración puede contarse con el apoyo del brand name generator o de un generador de palabras aleatorias, pues disparan términos o palabras aleatorias de forma prolífica que pueden desencadenar el proceso de generación. Sin embargo, es preciso ser conscientes de que son nombres que pocas veces tienen que ver con los requisitos establecidos y pueden hacer perder la alineación con los objetivos.

Pero más allá de esto, lo que no resuelven los generadores son las otras tres fases del proceso de naming, que son tan importantes como la creatividad, o incluso más. Hablamos de las etapas donde se enfoca el proceso creativo, donde se establecen los criterios de selección, donde se asegura que el nombre de marca evita connotaciones negativas en otros países y donde se evitan problemas jurídicos.

¿Qué hay que tener en cuenta para crear un nombre de marca?

No se puede crear un buen nombre de marca sin definir estratégicamente seis aspectos:

  • La tipología de nombre que conviene a la marca
  • El posicionamiento de naming que interesa
  • El significado
  • La profundidad
  • La pronunciación y comprensión en todas las lenguas
  • La viabilidad del nombre a nivel legal

Además, una de las mayores dificultades del proceso de naming no es crear los nombres, sino elegir el que conviene. No es nada fácil escoger entre todas las palabras que se barajan en un proceso (que si se ha hecho seriamente pueden ser centenares) cuál es el que conviene a la marca evaluando la imagen que evoca en la mente del consumidor, el grado de cumplimiento de la estrategia de la marca, su capacidad para ayudar a contar su historia, etc.

Una decisión de naming es demasiado importante para dejarla en manos de un software y, lo más recomendable si se decide recurrir al brand name generator es emplearlo como herramienta de apoyo en el proceso pero sin sustituir al buen criterio de profesionales expertos. Y recuerda, en el proceso de naming existen muchas formas de impulsar la creatividad que no necesitan de programas informáticos.

 

New Call-to-action

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Escribe un comentario