El packaging es el primer contacto que tienen los consumidores con un producto, y el diseño y la forma en la que se presenta es muy importante para las marcas. La creatividad, el compromiso con el medio ambiente, la funcionalidad, etc., todo ello son factores que se tienen en cuenta a la hora de elaborar un buen envoltorio, pero no son los únicos. Durante los últimos años, la personalización ha tomado un gran protagonismo y el packaging personalizado se ha convertido en una tendencia que permite a las marcas diferenciarse de su competencia y llamar la atención de los compradores.

La importancia del packaging

Todas las marcas hacen uso del packaging de una u otra manera, puesto que todos los productos necesitan un envoltorio que aporte seguridad y que sea atractivo, para que los consumidores tengan la mejor percepción del producto y la marca. Hay que tener en cuenta, que el packaging puede determinar la decisión de compra, por lo que una buena presentación del producto ayudará en este sentido.

Además, un buen packaging ayudará a mejorar la imagen de marca, por lo que debe transmitir los valores de la misma y de sus productos. La creatividad aquí es muy importante, ya que podrá dar un valor añadido al envoltorio y servirá para llamar la atención de forma subjetiva de los consumidores.

El crecimiento de las compras online han fomentado el crecimiento del número de paquetes que se envían, y tendencias como los vídeos “unboxingque triunfan en Youtube han hecho que las marcas presten cada vez más atención a su forma de enviar y presentar sus productos. Es aquí donde la personalización entra en juego como un plus añadido a la experiencia de compra de los consumidores.

Un paso más allá: packaging personalizado

La personalización de contenidos ha tomado mucho protagonismo en las redes sociales e Internet, y cada vez es más frecuente encontrar productos que permiten personalizar el nombre en el packaging, por ejemplo. No solo eso, sino que las marcas tienen cada vez más opciones para poder personalizar su packaging al máximo, adaptándolo a la imagen de marca. Las cajas y las bolsas personalizadas están a la orden del día, y muchas marcas destacan por enfocarse en un packaging personalizado que marque la diferencia.

Tendencias como las cajas Beauty Box o Birchbox, por ejemplo, en las que el packaging es la clave de su éxito, no paran de crecer. Son cajas que cada mes ofrecen varios productos de belleza basados en los intereses y gustos del consumidor, y el envoltorio es diferente en cada entrega, de forma que luego se puede guardar como objeto para adornar o almacenar cosas.

Marcas como Coca-Cola o Nutella ya han dado al packaging personalizado la importancia que se merece y han ido más allá, con el foco puesto en el consumidor. En el caso de Coca-Cola, sus botellas se convirtieron en todo un ejemplo de personalización, de modo que los consumidores podían encontrar en los establecimientos botellas con su nombre sustituyendo el logo de la marca. Nutella, por su parte, permitió a los usuarios crear sus propias etiquetas personalizadas.

Image result for coca cola personalizada

Conocer a los consumidores es un reto que tienen las marcas para poder crear experiencias únicas. Por ejemplo, al plasmar elementos gráficos en el packaging, es posible sacar una sonrisa inesperada a un cliente, creando una conexión emocional con el mismo.

En este sentido, diferenciar el producto y aportar un valor añadido es esencial en el mercado tan competitivo en el que nos encontramos, sobre todo en el sector del e-commerce. A través de un buen packaging que sea innovador y creativo, y que responda a las necesidades y las demandas de los consumidores, las marcas pueden encontrar la oportunidad de diferenciación que están buscando.

Entrar por los ojos de los consumidores desde el primer contacto a través del packaging es el reto de las marcas hoy en día, que buscan la forma de ofrecer envoltorios atractivos, seguros, funcionales, que se asocien con sus valores, y, cada vez más, muy personalizados. De esta forma, las cajas de cartón o las bolsas sin ningún elemento visual han pasado a un segundo plano. ¿Qué nos tendrá reservado el packaging del futuro?

New Call-to-action