El packaging personalizado enamora más que nunca en la era del e-commerce

Junto con la sostenibilidad, la personalización es la gran tendencia de futuro (y presente) del sector del packaging. El pack siempre ha sido importante, y por eso recibe el nombre de ‘vendedor silencioso’. Pero con el aumento del e-commerce el packaging se ha convertido en uno de los principales puntos de contacto marca-usuario. Cada vez más debe ser entendido como el medio perfecto para mejorar la experiencia de cliente y lograr la fidelización de los públicos. Y contar con un packaging personalizado facilitará esta tarea.

La importancia del packaging

Cuando hablamos de e-commerce, el packaging es en la mayoría de los casos el primer contacto del público con la marca. Si es adecuado, puede llegar a generar nuevas compras por parte de ese usuario. Pero lo que es más importante, puede provocar la captación de nuevos clientes gracias al boca a boca. Si en Google buscamos la palabra unboxing, el buscador nos devuelve unos 150 millones de vídeos donde se valoran los packaging de diversas marcas.

Diversos estudios ratifican esta tendencia. Según datos de Dotcom Distribution, “el 52% de los usuarios repetirían la compra si la reciben con un packaging elaborado”. Y según Packaging World, el 95% de los consumidores afirma que el packaging afecta significativamente su experiencia de compra en línea (y casi la mitad comparte su experiencia en las redes sociales).

Las expectativas de los compradores se han intensificado y el packaging es cada vez más un elemento clave en la experiencia de compra y marca. Debe ser algo atractivo y cuidado que ayude al cliente a sentirse especial y querido. Por eso las marcas apuestan cada vez más por el packaging personalizado.

Personalización y singularidad: diferenciadores clave en el futuro

Las tendencias hablan de packagings cada vez más inusuales, atractivos a la vista e incluso con posibilidad de interacción.

Toblerone lanzó a finales de 2018 una campaña basada en un packaging personalizado para mejorar la experiencia del consumidor y el engagement. A través de un código QR y su smartphone, el comprador podía grabar un mensaje en vídeo para la persona que quisiese, y posteriormente regalar esa barra de Toblerone. Al escanear el código QR, el receptor del snack podía ver el vídeo que habían grabado para él y compartirlo en redes
packaging personalizado

 

La impresión digital es otra de las técnicas que está abriéndose camino para la personalización del packaging, desde cajas de cartón hasta bolsas y latas. En la actualidad, ofrece una calidad y rapidez de impresión superior a otras alternativas. Y unos costes muy competitivos que permiten personalizar ágilmente y a un precio asequible todo tipo de envases, especialmente la primera caja que recibe el cliente y que hace que la experiencia sea atractiva desde el primer momento.

La consultora internacional Frost & Sullivan pronostica que “en 2020 la experiencia del cliente superará al precio y al producto como diferenciador clave de la marca”. Si antes la experiencia se centraba casi exclusivamente en el canal físico (la tienda, la decoración, el olor, el personal…) con el auge del ecommerce el pack se está convirtiendo en el embajador de la marca. Por ello debe enamorar.

New Call-to-action

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Escribe un comentario