Nuevamente me encuentro paseando entre los lineales del supermercado, tratando de evitar la misma costumbre de siempre: la necesidad de analizar los packs en su totalidad. Esa especie de obligación que tenemos los diseñadores de escanear todo lo que vemos como si fuéramos “Terminator”… para finalmente preguntarme por qué las energías se acaban a mitad del camino cuando se diseña packaging. ¿En qué fallamos? A esto me refiero:

 

La función principal del diseño frontal es estimular la compra, ya sea a través de una fuerte imagen de marca, una fotografía rica en detalle y tipografías con personalidad, o mediante texturas llamativas, ofertas especiales o ventajas del producto.

Los creativos descargan aquí todo su conocimiento y no duermen hasta que queda perfecto. Y luego, ¿qué pasa con el resto de la etiqueta? ¿Por qué hay tantos paneles traseros carentes de interés, organización y diseño hasta el punto que el consumidor no quiere ni mirarlos?

Todo los textos legales, información nutricional, iconos o código de barras son tan importantes como el front. El back posee todo el contenido con la función de aumentar el consumo, amplificar la atención y crear mayor conexión así como experiencia con tu marca. Esto es diseñar pack en su totalidad. A continuación cito algunos ejemplos packs ejecutados en su total:

 

A de Absolut

“Potencializando un identificativo nuevo en la botella.”

 

Blog-Absolut

 

No entro en detalles de la botella ni la etiqueta frontal, pero si en cómo aprovechan un espacio enorme para potenciar la letra “A” de Absolut. No solamente se ve este nuevo identificador, también se ha aumentado la lecturabilidad del front.

 

Buenas vibras, Innocent

Reforzando sus valores de marca

 

Blog-Innocent

 

Bajo cada botella de Innocent, hay un detalle que destaca los principales valores de su marca. Introduce de manera creativa, innovadora y distintiva cómo trasladar buen rollo, son transparentes y naturales. De este modo siempre generan un vínculo emocional con sus consumidores.

 

This Corn

Cuenta una Historia

 

Blog-de-Summa

 

La mayoría de los diseños usan el recurso del back para comunicar su origen, beneficios o discriminadores. Sin embargo, pocos diseños de pack logran pulir hasta el último detalle. “This corn” es un ejemplo preciso de un pack del cual, es imposible evitar leer desde el principio hasta el final. A través del personaje de la nube (crispeta), logran transmitir una sensación de producto ligero y saludable.

 

Se debe tener en cuenta entonces que el back, es parte de un punto de contacto que todo consumidor tendrá con la marca, por lo que sería una falta de principios y sentido común no aprovecharlo. Hay que dedicar la misma cantidad de tiempo, calidad y esfuerzo para diseñar packaging atractivo, tanto por delante como por detrás.

New Call-to-action