Diseño y música siempre han ido de la mano. La música, como otra forma de arte, inspira al diseñador en su trabajo de creación. Durante años se ha visto reflejado el diseño gráfico en portadas de discos, logotipos de grupos y en festivales.

Con el paso del tiempo y el auge de las nuevas tecnologías, el diseño de portadas de discos ha dejado de tener tanto peso para convertirse en piezas para nostálgicos y coleccionistas.

Con el descenso de ventas de discos, los grupos se han visto casi forzados a aumentar sus ventas a través de giras y conciertos, y en los últimos años, se ha incrementado el número de festivales de música. El esfuerzo económico y de infraestructura que supone organizar un Festival debe ir reforzado con un sistema visual que capte la atención del máximo número de asistentes.

Cada festival tiene su imagen visual acorde con el tipo de público al que va dirigido, que muchas veces va en paralelo con la tipología de grupos que asisten a dichos festivales.

Ya en los años 60-70, algunos carteles de festivales se acompañaban de una imagen psicodélica, mucho colorido y letras fantasiosas acordes con las tendencias de la época.

festival1

Algunos carteles fueron diseñados por artistas tan conocidos como Milton Glaser, Martin Sharp o Gary Grimshaw.

festival2

Un festival de música es como un lienzo en blanco, el cuál, supone un reto muy atractivo: porque permite juntar dos formas de arte en un mismo entorno, y porque los límites creativos no están tan marcados como en otros entornos más sobrios.

Normalmente en el sistema visual de un festival pueden verse reflejadas las tendencias de ese momento en cuanto a tipografía, formas, colores… debido a que, normalmente, se trata de eventos que se repiten de forma anual. Este hecho no obliga a encasillarse en algo coherente en el tiempo, pero sí algo a recordar como parte de una experiencia.

Aunque hay algunos Festivales, como Coachella, que siguen con el mismo lenguaje visual desde hace años. En este caso, el festival en sí es tan famoso, que no necesita mucha fuerza en su imagen para darse a conocer.

festival3

Las tendencias del momento pueden hacer que Festivales de todo el mundo tengan imágenes muy parecidas, como vemos en los siguientes ejemplos:

nyc

Otros festivales han optado por crear una imagen publicitaria mucho más conceptual y abstracta, como es el caso del Sónar Music Festival, debido a que se trata de un Festival que además de ofrecer eventos musicales, también mezcla arte y nuevas tecnologías. Aunque la fuerza en la publicidad del Sónar ha ido perdiendo impacto año tras año, al revés que su popularidad.

sonar

Si nos perdiésemos mirando carteles de festivales de todo el mundo y de varios años, no acabaríamos nunca de maravillarnos por la diversidad de ideas, formas y colores que pueden emplearse.

Aquí os dejo con una selección:

carteles

New Call-to-action