¿Qué es un brand manager? Esta figura profesional surge a raíz de la necesidad de que los valores de una marca, de cuya importancia hablamos en un artículo anterior, sean promovidos y reflejados por todas las personas que la representan y por todas las acciones que surjan de ella.

Hasta hace poco, el branding se trabajaba de forma paralela y un tanto aislada de las demás acciones de marketing. Sin embargo, ha llegado un punto en el que todo el marketing de la empresa se ve afectado por cómo sus miembros y sus acciones se adecúan a su branding. Esta necesidad ha sido la que ha hecho que el brand manager involucre a toda la empresa en su trabajo.

Explicado de forma sencilla: el brand manager  conoce tan bien la marca a la que representa como se conoce a sí mismo y transmite su forma de ser y de actuar hacia todos los miembros de la empresa. De esta forma, cuando una persona externa entra en contacto con ellos, verá reflejados una personalidad y una serie de valores que reforzarán la imagen de marca y, con ella, los valores que promueve. Esto termina desembocando en una mayor simpatía, fidelidad e  involucración emocional por parte del cliente.

Ahora bien, ¿cómo puede conseguir esto el brand manager? A continuación ofrecemos una serie de pasos para lograrlo.

 

Paso 1: el brand manager debe empaparse de la marca

El primer paso para que el brand manager pueda actuar en nombre de la marca es que la conozca tan bien como a sí mismo. Debe estudiar a fondo el significado de su nombre, las connotaciones de sus colores corporativos, la forma y el fondo de los mensajes que ha utilizado hasta el momento… Todo.

Una vez que haya estudiado y conozca bien a la marca, puede ir al segundo paso.

 

Paso 2: el brand manager debe representar la marca

Con la marca ya estudiada, el brand manager debe interiorizar y transmitir su personalidad y valores de la marca en sus comportamientos dentro de la empresa, por lo que debe ser una persona con un alto nivel adaptativo, emocional y creativo.

Si la marca que ha estudiado y a la que representa es una marca con una identidad y un eslogan corporativos informales, que se dirige a jóvenes y cuyos mensajes anteriores están escritos sin utilizar vocabulario culto, ¿qué debe hacer el brand manager? Sencillamente adaptarse a esa personalidad de marca y comunicarse de manera informal sin usar cultismos. Eso sí, debe medir muy bien el grado de informalidad.

 

Paso 3: el brand manager debe contagiar la marca

Ahora que los miembros de la empresa han interactuado con el brand manager como representante de la marca, es momento de que sean conscientes de que ese es el comportamiento que ellos mismos deben adoptar para transmitir la personalidad y valores de la marca.

Esto dará unidad a las comunicaciones empresariales hacia el exterior y refuerza la personalidad de la marca. Esto nos sirve para cuando un cliente contacte con la empresa, vea en seguida la personalidad de la marca, ya que todos los empleados siguen unos criterios uniformes. Nos ayuda a transmitir los valores y la cultura de la empresa a toda la sociedad y al resto de agentes interesados en ella.

 

Paso 4: el brand manager vigila

El último paso, pero no por ello menos importante, es aquel en el que el brand manager hace un seguimiento y una medición de que todo lo anterior está siendo llevado a cabo de la forma correcta por los miembros de la empresa.

En caso de que no sea así, debe actuar como guía y orientar a cada persona y departamento para que asimilen la personalidad y valores de la marca y los conviertan en suyos.

De esta forma, el brand manager se convierte en una figura imprescindible para todas aquellas empresas que quieran conectar emocionalmente con sus clientes, algo a día de hoy indispensable.

New Call-to-action