Single Entrevista

Desarrollar el branding de un lugar tiene por objeto poner en valor su identidad y su oferta, establecer una base sobre la que construir una experiencia y una reputación y alinear a los diferentes agentes públicos y privados en torno a una idea compartida.

El branding de lugares se inició como tal a nivel de ciudades y países, extendiéndose posteriormente a regiones y comarcas. En una fase más madura, el branding se está desarrollando para realidades territoriales cruzadas (inter-regionales por ejemplo) y también a nivel de distritos, calles o zonas dentro de ciudades.

22arroba

El diseño urbano y su tamaño, los principales hitos que contiene, los flujos que se producen y la interacción con otros espacios son las primeras variables que hay que considerar. Cuando llevamos a cabo el branding del distrito tecnológico 22@, iniciativa del Ayuntamiento de Barcelona, éste fue uno de los aspectos clave.

En un segundo nivel, el tejido social y económico del territorio, su realidad cultural, historia y trayectoria, así como el grado de colaboración público y privado y la estructura administrativa que gestiona el territorio son los factores a contemplar. Este nivel fue muy relevante cuando desarrollamos el branding del Port Vell de Barcelona, pues se trataba de un territorio nuevo, desconocido para el ciudadano, y que debía amparar eventos, actividades, servicios y espacios muy significativos y diversos.

El tercer nivel lo constituye la experiencia que tienen los individuos en la interacción global con el territorio, con su oferta y con las personas que la hacen posible. Una experiencia que se circunscribe a un momento y lugar determinados, y que apenas puede acumularse ni consumirse de manera independiente a ellos. Por ello las vivencias, emociones y experiencias vinculadas a la marca son esenciales, y para ello gestionar coherentemente los puntos de contacto es clave. Desde la visualización del logotipo hasta el uso de las tipografías, pictogramas, y colores, así como los soportes y materiales. En el caso de Vivand (Andorra), hemos desarrollado un código visual que impregna el espacio, expresándose en los soportes ya existentes (principalmente el mobiliario urbano) y poco a poco lo irá haciendo en otros de nueva creación, tanto físicos como virtuales, vinculando una experiencia intensa y significativa a la identidad del conjunto.

 

port_vell

Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. Más información

Aceptar