Valor creativo: Un pilar fundamental en tu empresa

A menudo se suele confundir el término creatividad con originalidad. Para las empresas el concepto fundamental es el de ser creativo, puesto que algo creativo siempre va a ser original. Se puede ver mucho más claro todo esto, donde se define, perfectamente a qué se refiere cada uno de estos conceptos en este artículo sobre la creatividad. Lo que es evidente es que la creatividad siempre va a estar ligada al valor. Algunos autores como Murray o Robinson así lo aclaran, definiendo la creatividad como un proceso por el cual se llevan a cabo ideas que aportan valor a una cosa.

Por su parte, lo original se refiere al momento en el que se crea algo diferente e innovador en alguno de sus aspectos más relevantes. Es decir, algo que difiere de lo que ya se conoce. Sin embargo, lo original no tiene porqué ser creativo si no presenta una utilidad práctica. Por el contrario, lo creativo sí es original, porque siempre suele aportar algo novedoso.

Según la consultora McKinsey, las empresas que cuentan con un mayor índice de creatividad están muy por encima del resto en más del 65%. Por este motivo la era digital en la que se encuentran actualmente las empresas es un contexto perfecto para la creatividad, que se ha convertido en una herramienta fundamental en el crecimiento de las entidades y en diferenciarse de la competencia.

New Call-to-action

 

La importancia del valor creativo

Si la creatividad es un concepto que se ha vuelto esencial para todas las empresas, como es lógico aportar valor creativo a la misma va a ser ya una necesidad. A través de las estrategias creativas, las empresas podrán hacer crecer su negocio dentro de un contexto innovador que presenta al mercado productos y servicios originales y adaptados a las nuevas demandas de los consumidores actuales.

La creatividad no es un concepto acotado, de hecho se puede hacer uso de ella en cualquier área de una compañía, desde el branding o el marketing hasta el diseño, los recursos humanos o la comunicación. La inclusión de la creatividad en todas las áreas de una empresa es fundamental, dado que con ella se conseguirán obtener unos sorprendentes resultados.

Los tipos de creatividad

Aunque la creatividad es un concepto universal, según Jeff DeGraff existen cinco tipos de creatividad que puede desarrollar el ser humano.

  • Intuitiva: es la capacidad de relajarse y liberarse de todo lo que se encuentra en el entorno de una persona. Se desconecta del mundo y fluyen las ideas casi por sí solas.
  • Mimética: la creatividad llega a partir de la imitación de algo o alguien. Aprende de los errores y es la capacidad de poder adaptar algo que funcionó en su momento, a una situación parecida en la actualidad.
  • Narrativa: con esta creatividad la mente crea mundos inigualables, así como personas o historias. Tener habilidad para describir cualquier momento fácilmente haciéndolo entendible.
  • Bisociativa: lo bisociativo fue creado por Arthur Koestler, cuyo significado es mantener el equilibrio entre lo irracional y lo racional. Aquí se trabaja de una forma lógica, pero dejando cabida a algunos momentos de locura.
  • Analógica: capacidad de conectar imágenes e ideas que ya son conocidas con otras que aún quedan por conocer. Se hace comprensible aquello que no se entiende gracias a los conocimientos que se han obtenido en otros momentos.

Técnicas para el desarrollo de la creatividad

A pesar de que la creatividad es una capacidad que todo ser humano tiene, es cierto que para desarrollarla y estimularla hace falta poner en marcha algunas técnicas.

  • Lluvia de ideas: técnica que facilita el crear nuevas ideas sobre un tema. Generalmente es una práctica que se hace en grupo.
  • Mapas conceptuales: se trata de una red de ideas donde las bases son los conceptos y los enlaces se refieren a las relaciones entre esos conceptos previos.
  • Ambientes creativos: tanto espacios en la propia empresa, como visitar un museo, ver una película o leer un libro puede servir de ayuda para mejorar la creatividad.
  • Inspiración creativa: escoger proyectos de otros autores que gusten y tomarlos como base o ejemplo para crear un nuevo proyecto propio.

Conclusión

Teniendo en cuenta la competitividad que existe hoy en día en el mercado, la creatividad es fundamental, siendo un valor añadido al negocio que ayudará a ofrecer servicios y productos novedosos que mejorarán el posicionamiento de la marca.

El mayor logro de la humanidad no es la revolución de la tecnología sino la evolución de la creatividad” (Del Jones Abe, the Poor Man’s Poet).

New Call-to-action

Comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Escribe un comentario