Storytelling: ejemplos de cómo contar el relato de una marca

Vivimos en una era en la que los relatos configuran nuestras opiniones sobre las cosas, de ahí la importancia de saber contar historias. Y mediante el storytelling se transmiten contenidos basados en el relato de la marca de forma atractiva y memorable. Para ello, las técnicas literarias y cinematográficas pueden ser muy útiles, no vale la improvisación, tiene que haber un guión, una tensión, un desenlace, unos actores… Y la ‘historia’ debe tener la capacidad de expresar el relato de la marca llamando la atención y fijándose en el recuerdo, causando la impresión deseada en quien entra en contacto con ella.

¿Qué es el storytelling? Definición e importancia

El storytelling no es contar cuentos, pero sí tiene que ver con transmitir historias, de forma dinámica. Para que el storytelling sea efectivo y consiga sus objetivos es preciso que reúna y equilibre sus tres componentes principales:

  • Una historia: que debe atraer, impactar, dibujar una realidad y tener un sentido.
  • Un público: al que va dirigido el storytelling y puede identificarse con el relato, que ve como sus motivaciones, deseos y expectativas se ven reflejadas de una u otra manera en el relato.
  •  Un narrador: que toma las riendas de la comunicación proyectando, transmitiendo y emocionando, con su tono y estilo verbal o visual y todos los medios a su alcance. Es quien pone la intención y quien conecta al público con el objetivo a través de la historia para influir en la percepción y en la conducta de la audiencia.

Para que el storytelling funcione, la marca debe tener bien definido quién es, qué quiere transmitir y cuál es su territorio de marca, ya que estos tres elementos son la base de un buen branded content.

Existen muchas buenas estrategias de storytelling y ejemplos destacados. Estos son algunos de ellos:

Ikea: un caso muy representativo de storytelling

Se siente, se percibe y no hace falta siquiera mencionarlo. Es un ejemplo de maestría en el storytelling.

ColaCao: el storytelling no es una técnica nueva

ColaCao lleva con nosotros toda la vida, y sus storytelling cuentan desde hace años relatos con esencia, como el de Yahel.

 

Gadis ‘Vivamos como galegos’: impactando a un territorio

Un estilo de vida, una razón de ser y una forma de posicionarse. Es la que muchos comparten y la que tan bien ha sabido recrear la marca en su storytelling:

 

Estrella Damm: cuando las buenas noticias llegan de la mano del storytelling

Se ha convertido en el anuncio del verano al igual que el de la Lotería en el de la Navidad. Son dos storytelling, ejemplos muy diferentes entre sí, pero ambos igual de esperados.

 

Kadabra y el hombre armadillo

ejemplos de storytelling

El mercado de cervezas artesanas está experimentando un verdadero auge que hace difícil la diferenciación. Nuevas marcas que entran a mercado compiten con otras más arraigadas en la industria.. El grupo leonés Estrella del Norte se planteó el reto de crear una marca de cerveza artesana con vocación de ganarse al público. Su carácter internacional y personalidad prometían no dejar a nadie indiferente y el storytelling sería una parte clave en su estrategia.

La solución planteada por Summa fue definir una estrategia de marca sólida y diferencial, que sirviera de base para la creación de una marca totalmente genuina dentro del mercado español. Gracias a este ejercicio estratégico:

  1.       Se destiló el concepto de la Curiosidad entendido como el motor que ha movilizado desde siempre al ser humano en su evolución.
  2.       Se constituyó esa búsqueda innata como leitmotiv de este grupo cervecero.
  3.       A partir de este concepto se crea el nombre Kadabra y el storytelling de “Armando, el hombre armadillo”.
  4.       El relato se acompaña con la línea creativa para el packaging y otros soportes de expresión de la marca.

 

En el storytelling el relato no sigue un patrón único, sino que se amolda al espíritu de la marca buscando despertar emociones para favorecer la venta del producto o servicio. Una buena historia, una bien contada, hace que no tomes una cerveza, sino la experiencia de un verano en Menorca, que compres en Gadis porque eres gallego, o te sientes así; y que tengas la casa llena de muebles desmontables, porque es genial, es Ikea.

Y, colorín colorado, este cuento (storytelling) se ha acabado.

Comentarios

Paucoa

14 septiembre, 2018 10:53 am

Por que no pones los ejemplos de casa tarradellas? que son ejemplos puros de storytelling? por excelencia.

qué cosass

Escribe un comentario