El retail branding o, lo que es lo mismo, la creación y gestión inteligente de una marca en el entorno de compra también está al alcance de las pequeñas y medianas empresas. Tiendas de ropa, complementos, joyería, perfumería, alimentación, restaurantes y cafeterías se han dado cuenta de la rentabilidad de construir una marca que les ayude a diferenciarse de su competencia. El retail branding ya ha convencido a miles de pymes y en este artículo te vamos a contar por qué.

DESCARGA EL EBOOK: BRANDING DIGITAL, MÁS BRANDING QUE NUNCA

 

En qué consiste exactamente el retail branding

El retail branding busca convertir un simple acto de compra en una experiencia, para que más allá de vender nuestros productos o servicios a los potenciales clientes podemos:

  • Establecer vínculos con los mismos.
  • Conseguir recurrencia.
  • Convertir a los clientes en prescriptores de nuestra marca.

Aunque el retail branding es una práctica que utilizan los grandes centros comerciales físicos y virtuales: cadenas de supermercados, tiendas de ropa y complementos, bancos, franquicias de todo tipo, sus técnicas no son patrimonio de las grandes marcas.

3 claves del retail branding

El retail branding es una realidad tangible, sólida y rentable. Como te decíamos antes, cada día más empresas deciden invertir en la construcción de marcas sólidas que las hagan más competitivas. Pero ¿cuáles son las claves del retail branding?

 

Un entorno que facilite la interacción con la marca (espacios, decoraciones, ambientes, localizaciones, tiempo de compra mínimo…)

Los expertos en marketing sensorial llevan años investigando cómo influye el entorno en los deseos y emociones del consumidor final, así como en la predisposición a la compra. La decoración, el ambiente cálido o frío de los puntos de venta, los aromas, la música, la disposición de los productos en sus lineales físicos o secciones virtuales, el recorrido del cliente por el establecimiento físico o virtual… Todos ello son factores que las principales empresas poseedoras de puntos de venta implementan para aumentar sus ventas, así como la satisfacción de sus clientes y su vinculación con la marca.

 

Una experiencia de compra favorable (producto, pecio, promociones, digital, surtido adecuado, información, …)

Todas y cada una de las experiencias de compra deben ser significativas y emocionalmente positivas. Esto se consigue con un equilibrio adecuado entre calidad, precio, número de productos disponibles, promociones, etc.

 

Continuidad entre la comunicación antes de la compra y después de la compra + integración digital y omnichannel (mobility, interaction, …)

Como comentábamos antes, uno de los objetivos del retail branding es convertir a nuestros clientes puntuales en clientes fieles a la marca, en clientes enamorados de nuestros productos y servicios que se conviertan en embajadores de nuestras iniciativas de venta y que estén emocionalmente vinculados a los valores de nuestra marca.

¿Conocías el concepto retail branding? Escribe un comentario, nos encantaría leer tu opinión.

New Call-to-action