Míralos, ahí están, son el factor diferenciador entre éxito y fracaso, son lo que permite que tu empresa continúe un día más, son el canal de difusión más fuerte que podrás encontrar nunca, son tus clientes. Y ahora fíjate en ellos, si, prácticamente todos tienen uno o varios ordenadores de escritorio, uno o varios ordenadores portátiles, quizá una tablet, un smartphone, un… ¡un smartphone!

 

Estamos viviendo un cambio en la manera de llegar a nuestro cliente. Internet es una de las mejores formas de hacerlo, te permite, entre otras cosas, poder segmentar más el mercado y llegar al núcleo de interés, descartando así otros segmentos y haciendo más efectivas campañas de marketing pudiendo ahorrar costes.

Ya tenemos el medio, ahora solo queda especializarse un poco más y utilizar todo el potencial que nos proporcionan los teléfonos inteligentes para ser todavía más efectivos.

 

Autor: Mike Lau

Autor: Mike Lau

 

Un mago nunca llega tarde, ni pronto; llega exactamente cuando se lo propone

Todos los días a primera hora de la mañana recibo una newsletter de una conocida tienda de informática. Abro el mail todavía medio dormido, lo miro rápidamente y lo borro, o como mucho, si pudiera interesarme lo aparco en mi inbox hasta que termina siendo borrado en una limpieza. Esto es llegar demasiado pronto, no sólo en término horario, sino seguramente porque estoy recibiendo ofertas que no me interesan en ese momento.

Entro en Amazon, compro una funda para mi iPhone y ahora cada vez que accedo a la web me recomiendan fundas. Tarde, acabo de comprarme una.

Debemos proponernos llegar al cliente justo cuando más probabilidades de convencerlo tenemos y sin que ello conlleve un gasto relevante. Utilicemos ese inocente aparato que lleva en el bolsillo para atraerle.

“Estrategia de contenido es hacerle llegar la información al consumidor en el preciso momento que la necesita”

-Scott Meerman

 

Apple Store

Autor: Rian Ozawa

Es la hora de comer, pasamos por la puerta de un restaurante y tu teléfono te avisa: “Oferta, 2×1. Tiempo medio de espera 10 minutos“.

Estamos dando una vuelta por nuestra tienda de libros preferida, nos acercamos al lineal de ciencia-ficción y un mensaje: “Ofertas del 5%. Autor destacado: Greg Egan. Novedades: La era de los huesos.

Esto es llegar justo en el momento preciso y cuando más altas son las probabilidades de éxito.

 

No es el futuro, es el presente

No pensemos en esta tecnología como algo del futuro, es algo que ya existe y se está utilizando. Google lo pone en práctica con Google Now, basándose en posición geográfica, hora y nuestras costumbres, la aplicación es capaz de ofrecernos información relevante para nosotros en ese preciso momento.

Apple también sabe de todo este potencial y ha creado los iBeacons que difiere en funcionamiento a lo empleado por Google. Una baliza, utilizando bluetooth de bajo consumo, podría comunicarse con un dispositivo compatible (iOS, Android o Windows Phone) y enviar estos mensajes. Esto en vez de utilizar el geoposicionamiento se basaría en la proximidad del cliente a alguna zona para ofrecerle información relevante de un producto cercano.

El NFC también podría tener algo que ver con esto, pero la forma de utilizarse sería distinta. En los anteriores ejemplos nosotros llegamos al cliente, este adopta una actitud pasiva. De esta forma por las propias limitaciones de esta tecnología el cliente debería ser el que sacase su terminal y lo acercase a un receptor, sería parte activa entonces.

 

Autor: Latitude Research

Autor: Rian Ozawa

 

No nos olvidemos de la weareable technology

Si a esto le sumamos que gracias a dispositivos como el Pebble o el Samsung Galaxy Gear ya no será necesario ni siquiera sacar el smartphone del bolsillo. Simplemente mirando el reloj ya se estará obteniendo la información. Las probabilidades aumentan.

 

Con esto estaremos haciendo que nuestro producto esté entre las opciones reales de compra del cliente, que es un gran paso. Que posteriormente él se interese por nuestra marca y que se fidelice a ella será un camino mucho más sencillo por el interés que hemos despertado y que hasta ese primer contacto no tenía, pero que aún así habrá que recorrer.