Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. Más información

Aceptar

POPITAS

Revolucionando la categoría

Popitas es una reconocida marca de palomitas con una trayectoria de más de 20 años de experiencia en el sector del que es líder indiscutible. Sin embargo, el consumo de palomitas en España se limitaba a un único momento de consumo (el cine) y a un público concreto (niños y familias).

En este contexto, Borges nos planteó el reto de hacer evolucionar la marca Popitas con el objetivo de conseguir nuevos consumidores y reforzar su liderazgo en la categoría.

Para ello, desarrollamos una nueva estrategia que alinease su esencia con los nuevos objetivos de la marca, una arquitectura que reflejase su voluntad de crecer e innovar en el sector y un rediseño total de la identidad visual.

Popitas hace ¡pop!

La expresión visual de Popitas debía actualizarse en su conjunto, de forma que fuera menos infantil para alinearse con la nueva estrategia de la marca.

La solución pasa por un logotipo compuesto en una tipografía más actual, aunque mantiene sus colores en esencia. Pero no era suficiente. La marca estaba evolucionando y teníamos que conseguir reflejarlo desde el pack, así que nos centramos en la mascota para comunicar este cambio. 

La Popita (el icono característico de la marca), que antes tenía una actitud pasiva, ahora es la protagonista de la escena justo en su momento de expansión. Por otro lado, la nueva morfología de la Popita nos permite usar esta mascota de forma transversal y otorgarle un papel muy activo en la construcción de la marca.

El proyecto contempla el rediseño de toda la gama de productos de la marca, que se irá lanzando a lo largo de  2016.

Abrirse a otros targets y momentos de consumo

La nueva estrategia abre a la marca a nuevos perfiles y momentos de consumo, para hacerla evolucionar hacia otros mundos más allá del cine y los niños, de acuerdo a los objetivos planteados.

Aunque es coherente con su pasado, la marca es ahora más capaz de afrontar los retos futuros. Así, mantiene la inocencia como esencia, pero explota la capacidad innata que tenemos las personas para sorprendernos, ya seamos niños o adultos y estemos en el cine o disfrutando de cualquier otra actividad.

Si te ha gustado esto...