La ilusión llega así, sin avisar

Privalia lanzó, las navidades pasadas, un reposicionamiento global en Brasil, México, Italia y España, con una nueva identidad de marca y un nuevo territorio que debíamos comunicar: la ilusión.

Momentos de ilusión

Privalia fue pionera en el mercado y su éxito se basó en una amplia selección de primeras marcas y campañas de precio muy interesantes. Sin embargo, a medida que el mercado fue creciendo y madurando la marca requería un posicionamiento y una propuesta de valor que le diferenciara y aportara mayor emocionalidad.

Nuestra propuesta estratégica consistió en posicionar a Privalia en el territorio de la ilusión por estrenar. Un territorio genérico de la categoría, pero con un punto de vista propio e inspirador basado en que la felicidad es la acumulación de pequeños momentos ilusionantes que nos cargan de energía y hacen sentir mejor.

Hoy puede ser especial

La definición estratégica culminó con la creación de un claim: Hoy puede ser un día especial, que refleja la voluntad de Privalia de aportar momentos de ilusión al día a día de sus clientes a través de una amplia oferta con las mejores marcas de moda y objetos cotidianos. Emocionalidad y vínculo con los usuarios a partes iguales.

Evolución de su identidad

De acuerdo con la estrategia, llevamos a cabo el rediseño de la identidad visual de Privalia a nivel de logotipo, símbolo, colores, iconos y estilo. Uno de los activos más importantes de la marca es la flor que acompaña al logotipo, así que la potenciamos, pero simplificando su morfología para lograr mayor actualidad y un mejor comportamiento en entornos digitales. Asimismo, definimos una nueva tipografía, más neutra a nivel de género y más rigurosa técnicamente, de forma que símbolo y logotipo actúan armónicamente consiguiendo un conjunto potente y atractivo.

 

Un nuevo estilo visual nacido del pétalo

El nuevo estilo visual de Privalia se crea a partir del pétalo. Su tratamiento genera un sistema visual repleto de pregnancia que aporta distintividad y optimismo a la marca. Dado que en muchos casos la comunicación de Privalia va de la mano de otras marcas, era necesario que pudiera convivir cromáticamente con ellas y diera color y forma a cualquier pieza unificándolas todas como un solo lenguaje visual, lo que es especialmente necesario en entornos complejos y saturados como suelen ser los portales marketplace.