Nueva tendencia a la vista. Si el nombre de una persona es para toda la vida tiene sentido lo que cuenta Ramón Muñoz en un reportaje en El País:

“¿Busca un regalo para toda la vida? ¿Que no se estropee, que no pase de moda, que sea original y que le salga por entre seis y nueve euros? Pues regale un dominio en Internet. Registrar dominios a nombre de un hijo recién nacido o de la pareja sentimental es el obsequio más cool en Estados Unidos. De allí viene esta moda que ha convertido al registro y reventa de dominios en un verdadero negocio de más de 600 millones de euros al año”.

Aunque todavía no hay datos oficiales para el caso español, se estima que este negocio supone unos ingresos de alrededor de 60 millones de euros para los 64 agentes registradores autorizados, una cifra que se espera que se incremente a partir del próximo 3 de octubre cuando podrán asignarse dominios con carácter multilingüe (dominios que incluyen la ñ, la cedilla o las tildes).

Los dominios .es son todavía un terrero virgen para elegir, pero los expertos advierten que pronto empezarán los juegos de letras y números a los que estamos acostumbrados con el correo electrónico. Y por los nombres más significativos, como games.com, se pagarán verdaderas fortunas (en este caso, más de 7,5 millones de euros). Como señala el reportaje:

“Precisamente juegos.es es el dominio nacional más caro, y en fuentes del mercado estiman que fue revendido por 100.000 euros. Y la mayor transacción de dominios en castellano la hizo el empresario paraguayo Christian Chena que vendió a finales del año pasado un paquete de registros (incluía bromas.com, dietas.com, futbol.com, mujer.com, salud.com y ventas.com) por 7,7 millones”.

Por cierto, registrar un dominio .es sencillo. Es suficiente con dirigirse a uno de los 64 agentes registradores y hacer la petición (que tiene un coste entre seis y nueve euros). Estos agentes tramitan la orden a Red.es, entidad pública que comprueba si el dominio está libre y lo asigna. Si está ocupado, la reventa es una posibilidad…

Un artículo interesante, aquí.

Y sobre dominios extraños, una muestra:

http://www.didyouknowthatyoucanonlyhavesixty-threecharactersinadomain-name.com/