Esta web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de navegación. Si continúas navegando consideraremos que aceptas su uso. Más información

Aceptar

About us > Grafismo para ‘vestir’ a la empresa

Grafismo para ‘vestir’ a la empresa

Un bar de copas con aspiraciones de local de culto, una comunidad autónoma hambrienta de turismo o una pequeña pero inquieta industria o firma de servicios. Todas estas organizaciones están contratando hoy el saber hacer de los estudios de diseño y de las consultoras de marca, en la sociedad de consumo de hoy, ya no sólo las multinacionales se dotan de un logotipo y de una marca con gancho visual.

En Cataluña, alrededor de 5.000 profesionales (sobre un total de 20.000 en toda España) se dedican al diseño gráfico, una disciplina en el pasado muy vinculada a la industria editorial pero que hoy más que nunca está al servicio de la imagen de negocios e instituciones. Hablamos de un gremio en expansión, dada la creciente demanda de estos servicios entre las pequeñas y medianas empresas (pymes) y la urgencia de los más grandes por diferenciarse en un mercado cada vez más competitivo.

Según Barcelona Centre de Disseny (BCD), fundación que promueve el diseño entre el empresariado, el sector es joven: seis de cada 10 compañías catalanas de grafismo -operan cerca de 900 sociedades- tienen menos de una década de historia.

Las ventas de esta industria rebasan la notable cantidad de los 300 millones de euros al año. Se trata de una cifra de negocio que crecerá siempre que las empresas catalanas adquieran el aprecio que tienen por la comunicación visual economías como la holandesa. Los Países Bajos triplican el producto interior bruto (PIB) catalán, pero cuentan con seis veces más profesionales del diseño gráfico (un total de 27.400. según la fundación holandesa de diseño Premsela). El diseño en un sentido amplio – desde la silla del vestíbulo de un hotel hasta las formas de una plancha- genera un valor de 2.942 millones de euros anuales en Catalunya, según la BCD.

Los empresarios y directivos del sector del diseño gráfico para empresas dicen ser optimistas. «El único pero es que cuando en un sector hay una sacudida, el coste de la imagen gráfica se tiende a interpretar como un gasto y no una inversión», dice Caries Catalán, decano del Colegi de Disseny Gratic de Catalunya, que se puso en marcha en enero. Para erradicar esa mentalidad, la BCD ha iniciado este año el programa Exid. «Ya hemos organizado talleres para los sectores del mobiliario y la iluminación, de vinos y cavas y de maquinaria», explica Isabel Roig, directora de la fundación.

Uno de los grandes pioneros del colectivo de grafistas en Catalunya es el argentino América Sánchez, que diseñó el cartel de las últimas fiestas de l.a Merce (controvertido, porque el principal elemento gráfico es una antigua fotografia de una anónima mulata). Sánchez dio a luz en 1967 la imagen corporativa del fabricante catalán de altavoces Vieta con el afán con el que se hace hoy en día este tipo de trabajos. Sobre aquel encargo dice que «adoptó una perspectiva integral». En otras palabras, que la identidad visual debe responder a la personalidad de la marca y se debe poder aplicar con agilidad en todo tipo de soportes: ya sea una factura, una tarjeta de visita o un uniforme.

Sánchez, de 66 años,vsigue al pie del cañón. Entre sus últimos trabajos se cuentan las señales del Fórum de les Cultures y el envase de las cervezas Moritz. Más bohemio que empresario, sólo cuenta con un ayudante y no ha seguido el camino de otros colegas de gremio, como Javier Mariscal. El estudio del padre de Cobi en Poble Nou emplea a 40 personas, que no sólo se manejan en el grafismo sino también en otras disciplinas como las páginas web o la decoración (entornos como hoteles y restaurantes). “Trabajamos en la imagen de las empresas desde los inicios”, dicen sus responsables.

Además de los profesionales del diseño gráfico (ya sean autónomos o estudios), otros de los tradicionales protagonistas del sector son las agencias de publicidad. Muchas de ellas han creado departamentos de diseño para ofrecer un servicio más amplio a sus dientes. Las empresas del sector menos conocidas son las consultoras especializadas, que se están ganando un hueco en el mercado español. Dicen ir más allá del diseño. «Dibujar un logo no equivale a crear una marca. La marca antecede a todo, por eso su gestión depende directamente del equipo de management. explica Conrad Llorens, consejero delegado y socio fundador de Summa. Esta consultora de marcas ha creado la imagen de enseñas como Pans & Company, Applus+, Inditex.

Summa, de capital español, compite con filiales de multinacionales como WolffOlins, que rediseñó el logotipo de Movistar dado a conocer esta primavera. Nos referimos a la tridimensional eme que, según sus gestadores. transmite cercanía y expresa un nuevo papel del móvil más ligado al ocio. «En España la marca aún es sinónimo de logo»; dice Valérie Van den Bossche, directora general de la filial española. Wolff Olins, con oficina en Barcelona, ha trabajado para Unilever -rediseñó en el 2004 su famosa U.-. General Motors y British Telecom, para ciudades como Nueva York y Londres, y para el World Gold Council, que reúne a las compañías mineras de oro. y que quiso mejorar la maltrecha imagen de marca del preciado metal en todo el mundo.

 

 Fuente: El Periódico de Catalunya

Suscríbete a nuestras noticias

Name
Email *
Faltan campos por rellenar

Si te ha gustado esto…